Header Ads


Cuando el videojuego es arte

Los videojuegos deben ser considerados como una expresión artística, y así lo ha confirmado el Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York, al incluir algunos títulos entre sus exposiciones. Los juegos de vídeo no solo cuentan con diseños y bandas sonoras impresionantes, sino que cuentan historias de una manera que ningún otro medio podría superar.

El tema de si los videojuegos son o no una forma de arte lleva muchísimo tiempo en debate por expertos, analistas y cualquier persona fanática o no de este medio de entretenimiento. Personalmente, yo no lo pongo en duda. Los juegos de vídeo son una forma de arte moderna, así como lo es el cine desde hace casi un siglo, e incluso lo supera en muchas formas, aunque no en otras. Esto es una realidad, y así lo ha aceptado el Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York en los Estados Unidos, al incluir a los videojuegos como arte hace un par de días, añadiendo a sus exposiciones seis títulos de juegos e incluso una consola de sobremesa.



Algunos de los títulos que el MoMA (siglas para "Museo de Arte Moderno", en inglés) ha decidido celebrar y vanagloriar como forma de arte han sido el clásico Pong (primer juego de vídeo de la historia), Space Invaders y el exitoso Minecraft, que apenas tiene dos años de haber llegado al mercado pero el MoMA considera toda una manifestación artística por parte de sus creadores (entre ellos el conocido Markus Persson, alias "Notch y dado que el título ofrece un sin fin de posibilidades para que los jugadores se conviertan en artistas expresando toda su creatividad en grandes obras a base de cubos.

Sin embargo, y aunque aplaudo la inclusión de estas obras en el MoMA, el arte en los videojuegos va mucho más allá de su diseño y de su importancia en la historia de este medio. Debemos considerar a los videojuegos como forma de arte no solo por el hermoso aspecto y coloridos personajes de algunos títulos, que demuestran el talento de un sin fin de dibujantes y diseñadores; sino también porque los videojuegos nos cuentan historias, y de una manera que ningún otro medio o arte podría superar, ni siquiera igualar.



Articulo sacado / http://msn.com/
Playstation 4 llega a España el 29 de noviembre, con un catálogo de títulos de nueva generación a la altura de su propuesta. Pero la consola tampoco quiere dejar atrás su catálogo anterior, y se estrena recuperando uno de los mejores títulos de esta generación: Journey, que llegará con una versión HD a 1080 píxeles. Journey es una propuesta única que difumina la frontera entre el videojuego y la obra de arte, al igual que una serie de títulos que van un paso más allá en su planteamiento visual y jugable.

ALGUNOS EJEMPLOS:

"Journey"

La desarrolladora indie Thatgamecompany está detrás de la obra de arte virtual más aclamada de los últimos tiempos. Journey es un regalo para los sentidos que se desvela poco a poco, como el avance de sus protagonistas por el desierto. La narrativa convencional se reemplaza con el descubrimiento artístico: averiguamos quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos a la vez que nos adentramos en los bellísimos escenarios del juego.

"Rez"

Solo un genio como Tetsuya Mizuguchi podría crear Rez. El juego originario de Dreamcast es un shooter inusual: somos una forma de inteligencia artificial llamada Eden, que viaja a través de un súper ordenador que trata de aniquilarla. Y menudo viaje el de Eden: con una estética que lleva el minimalismo al arte digital, Rez también manipula el sonido para crear una belleza inédita. Cada disparo de Eden es una nota musical techno, por lo que a medida que destruimos a nuestros enemigos creamos una partitura adaptada a nuestras acciones.

"Shadow of the Colossus"

No exageramos si decimos que cualquier escena de Shadow of the Colossus podría enmarcarse y exponerse en un museo. Las convenciones del videojuego desaparecen en este título, que nos presenta su historia con los mimbres más tenues: nuestra espada, nuestro caballo y un vasto paisaje que hemos de explorar. Allí encontramos a los Colosos, enormes gigantes pétreos que mezclan las pinturas de los titanes del Barroco con el arte precolombino. Cada Coloso tiene su propia personalidad, y acabar con ellos exige nuestro ingenio y pericia. Añadid al conjunto una banda sonora orquestal emocionante, y el resultado es uno de los juegos más bellos de todos los tiempos.

"Katamari Damacy"

Una de las sagas más kitsch de los videojuegos procede de Japón. Katamari Damacy nos pone en la piel del hijo del Rey del Universo, que nos pide hacer una esfera con objetos de la Tierra para crear una estrella. El arte pop en su máxima expresión cobra vida en este juego, con sus colores chillones, sus formas inusuales y el derroche de imaginación en todas las entregas de la serie. Una mezcla irresistible de Pollock, Warhol y Michel de Broin.

"Flower"

Recoger pétalos controlando el viento: el planteamiento de Flower puede parecer sencillo, pero este preciosista juego va mucho más allá. Al manejar el viento insuflamos vida en los paisajes del juego, que poseen un nivel de detalle tan cuidado como sugestivo. Flower es abstracto en todos sus aspectos, y como tal es objeto de estudio para los teóricos del arte interactivo.

"Braid"

Arte y narrativa se combinan en Braid para dar un giro de tuerca a los juegos de plataformas. Los escenarios de este título parecen pintados al oleo, potenciando la ambientación onírica en una aventura inusual. También es inusual su protagonista, que subvierte el tópico del héroe al rescate de la princesa para ofrecernos un giro de 180º, tan original como desolador. Braid posee un estilo visual sutil y artesanal, que subraya el elemento humano y emocional del juego.

"Bioshock"

Ayn Rand fue una filósofa de origen ruso que, a principios del siglo XX; estableció las bases del Objetivismo. Según esta corriente de pensamiento el egoísmo y el orgullo son virtudes, y el mundo ha de regirse por el capitalismo puro. El Objetivismo es la esencia de Rapture, el mundo submarino donde transcurre Bioshock. Una ciudad art decó que remite a tiempos mejores y más ingenuos,  y cuyo magistral diseño es la perfecta representación de las ideas de Ayn Rand: decadencia, ruinas, totalitarismo, personas sin rumbo moral y locura.

"Okami"

La mitología japonesa y sus obras de arte en tinta y acuarela son la esencia de Okami. Un título a la altura de las mejores entregas de Zelda, pero que posee un apartado visual digno de exposición. En Okami somos la diosa Amaterasu, una loba albina que, con su pincel celestial, elimina la oscuridad y trae el esplendor de la naturaleza a los escenarios del juego.

"Portal"

Imaginad que un reloj suizo cobrase vida y tratase de aniquilaros. Eso es en esencia Portal: un juego en el que la tecnología, el entorno y hasta los mecanismos de jugabilidad están en nuestra contra. Pero además de este subtexto el diseño de Portal es magistral, entroncando con el de las obras de arte que requieren de nuestra interacción para comprender su significado. Portal es la traslación jugable de las obras de M.C. Escher.





9Antagonistas por ABT - César Jean Pierre Cornejo Landeo y Benjamín Ordaya se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Perú.
Con la tecnología de Blogger.